Creatividad e innovación para sobrevivir en un mundo en crisis

Con clientes que ya están tocando su techo en capacidad de pago y con insumos con costos crecientes, es difícil para muchas pequeñas y medianas imprentas sobrevivir en estos tiempo. Abaratar costos y tener una mayor oferta de tipos de trabajos se volvió una exigencia difícil de lograr pero sin dudas de imperiosa necesidad para sobrevivir.

 

En un mundo donde todo parece ya inventado, donde las formulas del éxito parecen ya escritas y comprobadas pero que lamentablemente suelen funcionar sólo para “el de al lado”, ser creativos e innovadores se ha vuelto una necesidad. La buena noticia? El mundo esta lleno de ejemplos inspiracionales de como, para el pensamiento lateral, aún quedan cosas por descubrir! A ser creativos se aprende, no se dejen engañar, no es necesario nacer con el don, sino que el don nace cuando es necesario.

Dos ejemplos de creatividad e innovación que impactan en la Industria Gráfica

Ecofont

Ante la gran cantidad de tinta desperdiciada en impresiones, la empresa SPRANQ  se hizo la pregunta  “¿Cuánta tinta se puede eliminar de una letra sin que pierda su legibilidad?” Y la respuesta que encontraron fue Ecofont, una fuente que desarrollaron que posee “agujeros” en el cuerpo de los caracteres del tamaño preciso para lograr un ahorro del 20% en tintas pero sin perder legibilidad. Una forma sin duda creativa e innovadora de reducir costos en impresión digital!

Se sumo a esta movida la empresa Ryman Co que también desarrollo una fuente que optimiza el consumo de tinta.

Ambas empresas no se quedaron en las fórmulas tradicionales de ahorro, fueron por más y descubrieron una nueva manera de reducir costos. En un principio el objetivo fue reducir sus propios costos, hoy sus fuentes están disponibles en Internet de manera gratuita con el objetivo de ayudar a más empresas a ahorrar como parte de su política de RSE (Responsabilidad Social Empresarial) ya que las tintas son un insumo altamente contaminante dentro del proceso de impresión.

Wichi Web

En Enero de 2014 el gobierno argentino lanzó medidas económicas que afectaron el costo de las llaves electrónica (principal insumo de seguridad de los sistemas de numeración Wichi) y el costo del envío de manera muy significativa, llevando los sistemas a precios imposibles de pagar por un rubro que ya tocó su techo en capacidad de pago. Con este panorama, la pregunta fue “cómo podemos hacer para no necesitar más las llaves electrónicas ni el envío que están encareciendo tanto nuestros sistemas?

La respuesta que encontramos fue: Wichi Web, una nueva propuesta para numerar donde se transformó el software en un servicio disponible 7/24 a través de Internet, al que en menos de 1 hora cualquier persona puede acceder con un usuario y contraseña (no requiere llave) y que no necesita ser enviado por correo ya que se accede directamente desde un navegador.

Si bien el principal objetivo era hacer frente a una situación que dejaba fuera del mercado a los sistemas de numeración Wichi, la solución fue mucho más allá, brindando no sólo la posibilidad de un sistema que reemplaza a los anteriores, sino que lo hace a un costo mucho menor, donde el cliente paga sólo por el tiempo que va a utilizar y con opciones revolucionarias como poder fusionar  un diseño en PDF  con la numeración.

Ambos casos demuestran que tener siempre en mente la pregunta “cómo lo hago?” ayuda a abrirnos a más posibilidades y soluciones alternativas.

Como decía Henry Ford: “Si le hubiera preguntado a mis clientes que necesitaban, me habrían respondido que un caballo mas veloz”.  Ford se dió la oportunidad de pensar distinto, de creer en una solución alternativa, no se quedó con lo conocido ni con la respuesta fácil, él se preguntó “cómo lo hago?” y lo hizo!

La respuesta innovadora llega cuando la pregunta es la correcta: “cómo lo hago?” Invita a pensar desde una perspectiva creativa donde la mente vuela y no tiene límites la imaginación. “Es imposible, no se puede, no hay otra” sólo cierran la mente a cualquier intento creativo.